pescado-azul

Comer pescado azul dos veces a la semana reduce el riesgo de padecer cáncer de piel

antena3.com  |  Londres (Reino Unido)  | Actualizado el 03/08/2013 a las 18:58 horas

Comer pescado azul dos veces a la semana podría evitar el cáncer de piel, según un nuevo estudio. El experimento muestra que los ácidos grasos Omega 3 que se encuentran en las sardinas, la caballa, el salmón o la trucha destruyen las células malignas en tumores de piel y de la boca, dejando las sanas intactas.

El hallazgo podría incluso conducir a la elaboración de aerosoles o geles que contengan las moléculas que eviten nuevos casos. Las investigaciones han descubierto que los ácidos grasos Omega 3 provocan la destrucción de células cancerígenas tanto en etapas tempranas como tardías de la enfermedad.

El profesor Kenneth Parkinson, de la Universidad Queen Mary de Londres, ha asegurado que han comprobado que «el ácido graso Omega 3 inhibe selectivamente el crecimiento de las células malignas con unas dosis que no afectan a las células benignas. Este es un nuevo mecanismo de acción de estos ácidos grasos».

Por ello, los expertos recomiendan comer pescado al menos dos veces a la semana, incluyendo una porción de pescado graso. El hallazgo publicado en la revista Carcinogenesis sugiere que el tratamiento podría ser utilizado para la prevención de ciertos tipos de cáncer de piel y también orales.

Los ácidos Omega 3 poliinsaturados no se pueden suministrar por los seres humanos en grandes cantidades, por lo que se deben adquirir a través de la dieta. Al igual que el pescado, las semillas de lino y las nueces también son una buena fuente de la molécula, que también ha quedado demostrado que previenen enfermedades cardíacas.

Los investigadores estaban estudiando un tipo particular de cáncer llamado carcinoma espinocelular, también conocido como epitelioma espinocelular o espinalioma, una de las principales formas en las que se manifiesta la enfermedad.

Las células escamosas son la parte principal de las capas más externas de la piel, y también se producen en el revestimiento del tracto digestivo, los pulmones y otras áreas del cuerpo.

Aunque las investigaciones previas ya habían relacionado los ácidos grasos Omega 3 con la prevención de varios tipos de cáncer, ha habido muy poco trabajo realizado sobre los cánceres orales o las células no cancerígenas.

El científico Zacharoula Nikolakopoulou ha expresado que «las personas con un mayor riesgo de padecer este tipo de cáncer podrían beneficiarse del aumento de los ácidos grasos Omega 3 en su dieta. Por otra parte, ya que los cánceres de piel son a menudo fácilmente accesibles, en un futuro se podrían suministrar dosis localmente seleccionadas a través de aerosoles o geles. Sin embargo, se necesita continuar la investigación para definir las dosis terapéuticas apropiadas».